EL GRAN ENGAÑO DE LAS ARTES MARCIALES

JCS
By JCS octubre 9, 2016 19:04 Updated

EL GRAN ENGAÑO DE LAS ARTES MARCIALES

Artículo del maestro Chabi Sánchez que, a algunos les aflojara los egos, a otros las conciencias, y a demasiados… nada de nada.

Cuando era pequeño, muy pequeño, veía las películas de Bruce Lee y otros artistas marciales chinos (entonces para nosotros solo existían los chinos) y con la boca abierta todavía, bajaba a la calle y como el resto de mis amigos de infancia, todos queríamos ser “el chino bueno”. Nos poníamos a dar patadas sin fundamento a árboles y hojas de periódicos en el mejor de los casos. La mayoría de las veces, uno u otro se iba a su casa llorando.

Éramos karatecas en potencia.

Cuando tuve edad de pedir y que se me concediese, mi mayor ilusión era “apuntarme” a un gimnasio de Artes marciales y aprender alguna de las disciplinas milenarias que en ellos se enseñaba. Pedí presupuesto en varios gimnasios y…me apunte al más barato, cosas de las economías familiares. Coincidió que en el más barato, encontré a un hombre noble, sincero, con esa capacidad de enseñar y motivar que solo unos pocos poseen. Ese hombre fue, es y será mi Maestro.

Mi maestro creía firmemente en lo que hacía y enseñaba y así nos lo transmitió a todos sus alumnos.

Algunos de esos alumnos, ilusionados en emular al Maestro y esparcir la semilla de nuestra disciplina, entrenamos muy duro, competimos, nos formamos, hicimos entrenamientos que parecían las pruebas de acceso a un cuerpo de élite, superamos los requerimientos de cinturón negro, sacamos títulos de árbitros, de entrenadores, hicimos cursos específicos, seguimos formándonos en otras variables para ofrecer a los alumnos la mejor enseñanza posible del Arte Marcial elegido… en definitiva, vivíamos para y por nuestra disciplina.

Con el paso del tiempo, la perspectiva que da la experiencia, los medios de difusión e información actuales, la llegada de las redes sociales y el contacto con la realidad, algunos de esos alumnos, fuimos descubriendo la cara oculta de las Artes Marciales. Unos lo dejaron hastiados de que las trabas burocráticas o jerárquicas les impidiesen desarrollarse personalmente y junto a ellos, a sus clubes o escuelas, y otros, como servidor, continuamos con la vana idea de que podríamos cambiar el funcionamiento de instituciones y federaciones y crear algo digno y noble, en concordancia con la supuesta nobleza marcial.

A partir de aquí, hablare en primera persona, ya que son mis vivencias tal y como yo las he vivido y las vivo en el día de hoy.

Un día, hace ya mucho, me di cuenta de que el Gran Maestro Oriental que nos hizo el favor de traer su sabiduría y conocimientos a occidente, estaba “cojo de varias patas”.

La primera vez que me di cuenta fue durante una exhibición y posterior entrenamiento, en el gimnasio de uno de los orientales, que se había establecido en la ciudad donde vivo y que traía consigo la verdadera esencia del Arte Marcial, o al menos eso predicaba. Este señor, en aquel entonces era seleccionador regional y campeón del mundo (como todos los de su país en aquel entonces, y que ninguno sale en los libros de historia. Comprobado). Yo era competidor y tenía la “gran suerte” de estar a sus órdenes. Al llegar a su gimnasio y tal como me había enseñado mi Maestro, me acerque y le salude a la manera oriental, agachando la cabeza en un acto de respeto hacia el “Gran Maestro”. Su respuesta fue girarse y marcharse, sin siquiera abrir la boca.

Me quedé helado.

Este fue el primero de muchos de esos desplantes por parte de este y otros grandes maestros, diseminados a lo largo y ancho del territorio nacional y ¡eran los “verdaderos y nativos” maestros que nos iban a enseñar su disciplina!

Segundo round; el presidente de la federación territorial donde tengo la suerte de vivir, también era “verdadero y nativo”, hasta el punto de que permaneció en el poder durante casi el mismo tiempo que vuestro caudillo; 35 años de dictadura oriental con la connivencia de muchos occidentales. Como si fuera su huerto particular, el “Gran Maestro Presidente” plantaba y desplantaba cargos a su antojo, convocaba a los campeonatos nacionales a aquellos, que según el estaban mejor preparados, ósea, los de su club y los de sus acólitos, mandaba cartas amenazantes a los que pretendíamos hacer las cosas de una manera más igualitaria o, incluso, utilizaba a alumnos-lacayo para amenazar e increpar a otros entrenadores. Un ejemplo más de los beneficios del entrenamiento en Artes Marciales.

También, entre entrenadores están muy presentes los valores marciales, concretamente el valor del dinero y de los puestos directivos. He conocido a muchos que por un puesto de director técnico o de tribunal de exámenes, han vendido su alma al diablo (en este caso el diablo tenía los ojos rasgados y era presidente de la federación territorial) y luego justifican sus Danes con el trabajo a favor de la federación y clubs. En fin…

Con esto quiero decir que la corrupción y el arte del engaño y la manipulación, no es exclusiva de ninguna raza o género, es universal y cada cual se sube al carro o no, dependiendo del cáliz moral del que beba en su día a día. No se me vaya a tildar ahora de racista o xenófobo, que decir obviedades no es políticamente correcto y daña los oídos de algunos estómago-agradecidos.

A todo esto, aunque cada vez soy más consciente de que los valores que me enseño mi Maestro escasean en las Artes Marciales, también me voy haciendo consciente de que esto mismo pasa en los demás deportes. Apropiación indebida, cobros ilegales, deportistas juzgados por desvío de capitales, dirigentes investigados y encarcelados…un no parar de virtudes y virtuosos.

En los últimos tiempos, me doy cuenta de que el dicho de “año nuevo vida nueva” o el de “pasado, pisado” tampoco están muy actualizados. Los dirigentes del ayer son reencarnados en los dirigentes del hoy. Estamentos en los que “estas conmigo o contra mí” están a la orden del día y esto causa un miedo paralizador a muchas de las buenas gentes (que las hay) alrededor de las Artes Marciales.

infinito

Estas mismas buenas gentes, tienen la cabeza metida en un agujero, cómo las avestruces, esperando que pase el temporal y todo siga oliendo a la misma mierda de siempre, que es el olor conocido y por lo tanto, el que menos miedo da.

Muchos entrenadores de este tipo, siguiendo el modelo marcial, enseñan valores como el respeto (confundido muchas veces con la sumisión), la disciplina, el esfuerzo, la constancia… todos ellos muy válidos y de moda. Sin embargo, a la hora de tomar decisiones y posicionarse desde el corazón y con conciencia, se suben al carro del “por si acaso” y se quedan metidos en su guarida, donde nadie les pueda ver y mucho menos señalar. Con lo cual, valores como solidaridad, compromiso o nobleza, se caen de sus agendas diarias y por lo tanto, de las de sus alumnos.

Pudiera parecer esto una crítica a este colectivo de buenas personas que se dejan la piel en enseñar y salir adelante, pero nada más lejos: es una reflexión personal en voz alta sin ánimo de herir o despertar conciencias, que para eso, si se desea, hay otras formas.

Vivimos en una sociedad que vende y compra resultados. Nos hemos subido al carro del “ganar manque pierda” y estamos obnubilados en un proceso de hacer y tener; hacer campeones, hacer cursos, hacer dinero, hacer campeonatos, tener dinero, hacer mejor que el vecino, tener campeones, tener un buen coche… y nos olvidamos de la otra pata, de este taburete que conforma la vida: SER

El Ser es lo único que nos diferencia del resto de animales, sin embargo, aunque exista este diferencial, también somos animales y lo dejamos claro en cada momento. Cuanto más nos acercamos al lado animal, más nos alejamos del Ser y al contrario; cuanto más trabajas en tu Ser, más te acercas a la faceta humana y con ella, a todos esos valores que tanto predicamos y tan poco ponemos en práctica.

Sobre el Ser hay mucho que hablar y no me apetece hacerlo ahora, así que aquí os dejo esta reflexión personal por si alguien se ve reflejado o, por el contrario, os veis en el lado avestruz, que tampoco está mal, aunque mientras tienes la cabeza en el agujero, te pierdes sentir lo maravillosa que es la libertad de decisión.

En definitiva, mi decepción es directamente proporcional al grado de implicación en mi proyecto personal de inculcar valores a través del deporte. Lo cual puede parecer incongruente, aunque no lo es si tenemos en cuenta que en nuestra Escuela se sigue aplicando lo que me enseñó mi Maestro y a todos nuestros alumnos se los trata como personas integras y capaces, valorando sus aptitudes y sus actitudes y posicionándonos en una enseñanza del “Win-Win“. Sin ocultar información para que cada uno tome las decisiones que mejor se adapten a su persona.

Me voy a ver una película de chinos, que al parecer es el único sitio donde siempre gana el bueno.

Hasta pronto.

JCS
By JCS octubre 9, 2016 19:04 Updated
Escribe un comentario

No Comments

No Comments Yet!

Let me tell You a sad story ! There are no comments yet, but You can be first one to comment this article.

Write a comment

Only registered users can comment.

Calendario

agosto 2017
L M X J V S D
« jun    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Archivo

SOLOTKD en FACEBOOK